Queridos amigos,

tienen delante de los ojos algunas obras de arte fruto del trabajo de jóvenes peruanos de las Asociación de Artesanos Don Bosco y voluntarios italianos de la Operaciòn Mato Grosso.

Gracias a este trabajo y al esfuerzo de los voluntarios los artesanos pueden vivir en la Sierra cerca de sus familias, de sus viejos y de los pobres, sin emigrar a Lima.

La ganancia de la venta regresa toda a los autores y a los más pobres.

…Contra corriente es el camino de estas obras. Todos somos invitados a ir contra la corriente. No olvidar que Dios es contra corriente, que Dios no hace las cosas con la medida del hombre normal: interès, calculo, dinero… sino que es abundante, paciente y gratuito.

Estas piezas pueden hablar de Dios porque son hechas por sus hijos màs queridos: los pobres. Porque son hechas con el arte de Dios: la paciencia y el tiempo. Porque tienen adentro algo gratuito: Dios es gratuito, no se compra con la inteligencia, ni se hace pagar por sus dones.

…así nuestro sueño más ambicioso es que estas obras traigan a vuestras casas la esperanza de Dios, o sea la esperanza en la cosa más bella que se pueda soñar: alguien que comprende sin límites, perdona, sana y salva.

¡Ayúdennos en hacer conocer nuestra obra y a mejorarnos!

de una carta del Padre Hugo de Censi, Parroco de Chacas